Articulación Temporomandibular (ATM)

¿Qué es la Articulación Temporomandibular?

articulacion temporomandibularLa articulación temporomandibular es una articulación sinovial que existe entre el hueso temporal y la mandíbula. Es una de las escasas articulaciones móviles que hay en la cabeza. Esto es debido a que en realidad se trata de dos articulaciones, una a cada lado de la cabeza, que funcionan sincronizadamente.

La ATM se caracteriza por su gran complejidad y la necesidad de conocimientos específicos para abordar su problemática, por lo que es objeto de estudio multidisciplinar entre el área de Fisioterapia Odontología.

¿Qué síntomas sufren los pacientes con alteraciones en la ATM?

Los síntomas que sufren los pacientes son muy diversos, llegando en algunos casos a desconocerse la causa. En Clínica Ayrim Sevilla Este contamos con todos los recursos necesarios y el personal cualificado para tratar pacientes que sufran:

  • Dificultad para tragar de origen mecánico
  • Chasquidos con movimientos sencillos, como a la hora de morder o masticar
  • Dolor orofacial o mandibular
  • Dolores de cabeza o cuello recurrentes
  • Dolores tensionales en cabeza, cuello y mandíbula
  • Dolor de oídos y/o acúfenos (pitidos auditivos)

¿Cuál es el tratamiento de la ATM?

El abordaje de la articulación temporomandibular depende de la localización y la naturaleza del problema que genera la sintomatología asociada. Su origen puede deberse a procesos articulares degenerativos y/o inflamatorios, afectaciones meniscales o problemas en la musculatura.

Técnicas más utilizadas:

  • Movilización:

Proporciona un efecto dinámico y de desbloqueo, readaptando las estructuras, devolviéndolas a su lugar e incluso aumentando los rangos de movimiento. También relaja la musculatura y mejora la funcionalidad de la ATM.

  • Técnicas de trust y osteopáticas articulatorias:

Se emplean para devolver la armonía y también la funcionalidad articular.

  • Técnicas manuales de estiramientos, masoterapia o inhibición por presión:

Se enfocan a la recuperación muscular a su estado normal si existe acortamiento o contractura.

  • Terapia invasiva:

Tratamiento de la zona mediante la punción seca, aliviando el síndrome de dolor miofascial. También se utiliza la neuromodulación percutánea por la cual, con una corriente tipo TENS y con la ayuda de una aguja ecoguiada, se produce una estimulación eléctrica de algún nervio periférico o placa motoneuronal muscular. El objetivo es repolarizar el impulso o inhibir el punto activo.