Punción Seca

Punción Seca

La punción seca es una técnica invasiva orientada al tratamiento del Síndrome del Dolor Miofascial (SDM).

¿Qué es el Síndrome del Dolor Miofascial?

puncion-secaEl SDM se define como un conjunto de signos y síntomas relacionados con la existencia de puntos gatillo miofasciales.

Cuando existe una patología muscular en la que son frecuentes las contracturas, algunas fibras musculares terminan formando nódulos. Éstos son los puntos más contracturados de las bandas fibrosas. A la palpación localizada, estos nódulos provocan un dolor reflejo extremadamente intenso. Comúnmente se denominan “puntos gatillo”, dada la reacción súbita del paciente cuando se comprimen manualmente.

Según David G. Simons, aclamado médico especializado en el dolor miofacial, estos puntos gatillo son fruto de una disfunción de las placas motoras. Estas generan una excesiva secreción de acetilcolina, sustancia que provoca una contractura muy localizada dentro de las sarcómeras próximas a la placa motora. Esta alteración genera una tensión en la banda tensa y las fibras musculares circundantes, fácilmente palpable, que induce a un estado de hipoxia con el consiguiente sufrimiento tisular y dolor local por el proceso isquémico localizado. Es decir, el SDM es un trastorno por dolor provocado por presión ejercida en los puntos gatillo de los músculos. El dolor puede ser notado en estos puntos sensibles de los músculos o en otras partes del cuerpo que aparentemente no están relacionadas con estos músculos.

Tratamiento del SDM: La Punción Seca

La punción seca es el tratamiento de elección para el abordaje del Síndrome de Dolor Miofascial. Consiste en la punción con aguja, sin añadir ninguna sustancia, en áreas concretas afectadas. Puede ser superficialmente, llegando sólo al tejido celular subcutáneo -por encima del punto gatillo-, o de forma profunda e iterativa, en la cual la aguja penetra varias veces hasta el punto gatillo del músculo, con la intención de provocar un espasmo local de la placa motora que termine relajando el músculo tensado.

Esta técnica, cuando requiere de punciones profundas, se recomienda realizarla guiada por ecógrafo para mayor precisión y efectividad.