Módulo 1: ¿Qué es el dolor?

Debajo del vídeo te dejamos el botón hacia el módulo 2: ¿Cómo se produce el dolor crónico? y además encontrarás historias reales de algunos pacientes que han superado su dolor persistente.

🤩 Historias de pacientes reales 🤩

Mi nombre es Laura, practico como deportes Defensa personal y Kárate. Mi primera visita al centro fue por recomendación de mi hermana y  de la Escuela de Artes Marciales donde realizo mi actividad física. Desde hace bastante tiempo, llevaba padeciendo dolor en la rodilla derecha que cada vez iba incrementándose más, hasta el punto de que ya afectaba a mi vida diaria. Además de este problema también contaba con dolores de espalda recurrentes por todo el cuerpo. Al final te acostumbras a vivir con el dolor y lo ves normal, hasta que un día conocía a los profesionales de Clínica Ayrim. Que a través de un valorarme y educarme en mi problema, me explicaron que estos dolores tenían solución.

Tal y como me dijeron, tenia que ser consciente de que esto iba a ser un proceso lento y lleno de altibajos pero que se podía curar. Tenía que tener claro que mi dolor no iba a desaparecer de la noche a la mañana y que requería de un trabajo muy consciente de mi musculatura a través de unos ejercicios personalizados que me enviaron. 

Gracias a estos ejercicios y a unos cambios que realicé en mi día a día, empecé a comprender como trabajar mi patología y a curarme. ¡A día de hoy puedo decir que practico mi deporte y mi vida con normalidad!

Laura, Moreno.

Mi nombre es Raúl, soy fotógrafo y llegué a Clínica Ayrim por recomendación de mi cuñada y del "Dojo" donde practico Defensa personal y Kárate. Llevaba tiempo con una lesión en el hombro debido a una luxación y ciertamente, no sabia si al haber pasado tanto tiempo desde que me lesioné, iba a ser posible recuperar la movilidad y la fuerza que había perdido por el dolor.

Desde el primer momento que empecé a trabajar mi lesión con los profesionales de Clínica Ayrim, me demostraron que con la terapia adecuada y con ejercicios específicos para mi, conseguiría recuperarme de esta lesión. El proceso fue lento y requirió de mi compromiso pero con el conocimiento sobre mi patología y un programa tutelado de ejercicios, fuimos logrando acabar con la lesión.

Lo que más me sorprendió es la visión global que tuve con los chicos, ellos me explicaron como el cuerpo debilitaba por el dolor zonas circundantes a la lesión de hombro y como debía enfocar mi trabajo muscular a fortalecer mi articulación y las debilidades que se habían provocado. Además me educaron muy bien en como comprender mi dolor. ¡A día de hoy estoy exento de dolor y vuelvo disfrutar de lo que más me apasiona, que son las artes marciales!

Raúl, Rodríguez..