Podología Clínica

  Esta es una de las disciplinas más conocidas de la Podología: abarca tanto la entrevista clínica y exploraciones básicas para detectar y diagnosticar posibles problemas de salud como el tratamiento de las patologías más comunes que afectan al pie.
  El servicio más extendido y conocido entre la población es lo que se denomina normalmente “quiropodia”, que viene a ser el corte de uñas y eliminación de durezas con la ayuda de instrumental y equipos específicos de calidad. Pero el podólogo no se limita a eso únicamente: tiene la competencia profesional de diagnosticar y tratar a través de la terapia farmacológica problemas dermatológicos más complejos, como infecciones en piel y uña, ya sean bacterianas, por hongos o víricas.
  De los motivos de consulta más frecuentes, además de las famosas callosidades -debidas a un mal reparto de cargas en el pie cuando caminamos o corremos-, podemos encontrarnos con el enclavamiento de algún borde de la uña o los engrosamientos excesivos que dificultan su corte y generan procesos dolorosos y hasta inflamatorios, con o sin infección. En el gabinete de Podología damos solución a estos problemas, siempre con afán de transmitir nuestros conocimientos de una forma accesible para mejorar la salud de los pacientes, puesto que en la Clínica Ayrim consideramos que, para un óptimo tratamiento, éste debe involucrarse activamente para detectar los factores negativos, evitarlos y fomentar los hábitos positivos en su vida diaria hasta la resolución de sus problemas.
  Si un problema tiene solución… ¿Por qué ir a lo fácil sin tratarlo de raíz?: en nuestro centro impera la salud antes que cualquier aspecto puramente económico y, por eso, ofrecemos soluciones lo más efectivas y cómodas posibles para alargar tiempos entre cita y cita, evitando concertar visitas innecesarias.