• Ana Núñez Pérez

LA CASA POR LOS CIMIENTOS, EL CÓMO ALIMENTARSE POR LAS BASES.

👋 Buenas Ayrimers 👋 ¿Cuánto tiempo verdad? Esperamos poder ir retomando poco a poco esta sección de nuestra página web, ya que nos parece una forma de conectar con vosotros y poder compartir nuestro pequeño conocimiento con el mundo 🌍 que nos rodea.


No obstante, cambiamos de tercio y, esta vez, venimos de la mano de nuestra compañera Nuria Vallejo (encargada del servicio de Nutrición y Dietética de nuestra clínica).

¿Qué te parece sí comenzamos?


Si te preguntara, si te parece coherente y efectivo construir una casa poniendo primero el tejado, ¿Qué me contestarías? -- Menudo arquitecto de pacotilla, ¿verdad?

Y si ahora te preguntara, si te parece razonable mejorar la alimentación tomando primero suplementos (llámense pastillas, batido random de tal o cual "megamarca", la pócima secreta de la bruja Clotilde, lágrimas de Hércules o baba de caracol quemagrasas), contando calorías, eliminando X grupo de alimentos o haciendo ayunos como si de los Juegos del Hambre se tratara, ¿cuál sería tu respuesta?


Seguramente, encontraríamos respuestas de este estilo:

- ¡Qué crack! ¡Menuda fuerza de voluntad!

- ¡Ese/a sí que sabe! ¡Vamos a hacer lo mismo y a convertirlo en nuestra religión!

Qué absurdo, ¿no es cierto? Pero lamentablemente tengo que decirte que, en muchas ocasiones, ocurren cosas similares a estas que acabamos de comentar.


Por pura lógica, sería impensable construir nuestras casas comenzando por el tejado, no obstante, pretendemos cuidar nuestros verdaderos hogares (nuestro cuerpo) sin tener las BASES claras y creyendo lo que nos dice el primer "entendidito vendehumos" que se nos cruza en el camino.


¡NO te alarmes!, nosotros te ayudaremos a que lo veas con más claridad.



TODO LO QUE SEA CONSTRUIR COMIENZA DESDE LOS PILARES BÁSICOS.

Al igual que en la arquitectura y la albañilería (y, realmente, en casi todo en la vida), en el ámbito de la alimentación hay que implantar bases fuertes y estables para que el resto de la estructura, que deseamos construir, no se tambalee.

Entonces, me gustaría hacerte unas preguntas: ¿sabes lo que es la alimentación? ¿y la nutrición? ¿y la dietética? ¿dirías que son sinónimos o no?

Bueno, si no tienes ni idea de lo que hablamos (vamos, que estás más perdido que el barco del arroz), no te preocupes que venimos con todas las respuestas.



PASO 1: DEFINICIÓN DE CONCEPTOS BÁSICOS.


¿QUÉ ES LA ALIMENTACIÓN?

La ALIMENTACIÓN se trata del conjunto de acciones que se realizan, de forma consciente y voluntaria, con el fin de seleccionar (qué), preparar (cómo) e ingerir (cuándo) alimentos.

En este concepto también se englobarían aquellos factores que pueden influir o determinar el seguimiento de uno u otro régimen alimentario, como pueden ser: la cultura/religión, los gustos/apetencias, las características demográficas o socioeconómicas, las modas, los aspectos psicológicos... Como podemos observar, la alimentación depende tanto de características individuales como de factores ambientales.



¿QUÉ ES LA NUTRICIÓN?

La NUTRICIÓN es la ciencia o disciplina encargada de estudiar el conjunto de procesos biológicos (inconscientes e involuntarios) por los cuales el organismo incorpora, transforma y utiliza los nutrientes contenidos en los alimentos. Sus objetivos serán obtener energía y realizar sus funciones correctamente, así como de los procesos de excreción de productos desechables.


¿QUÉ ES LA DIETÉTICA?

La DIETÉTICA es la ciencia, relacionada con los dos conceptos anteriores, que se dedica a evaluar lo idónea o adecuada que es la alimentación de cada individuo y en la elaboración de consejos para mejorarla, tanto en casos de salud como de enfermedad (entonces denominada dietoterapia).


En resumen, se podría decir que la alimentación engloba a todas las acciones y factores, tanto individuales como ambientales, que influyen en la elección, cocinado e ingesta de los alimentos; la nutrición estudia cómo el organismo procesa esos alimentos y qué usos hace de sus nutrientes; y la dietética valora cómo de adecuada es la alimentación de un individuo y elabora consejos/pautas para mejorarla.




PASO 2: RECONOCER LOS ERRORES COMUNES QUE SE COMENTEN EN TORNO A ESTOS CONCEPTOS.

Teniendo en cuenta las definiciones que acabas de leer en las líneas anteriores... ¿crees que es correcto el concepto de Educación Nutricional?



Los procesos metabólicos, bioquímicos y fisiológicos no se pueden "educar". La gran mayoría de las reacciones involucradas en dichos procesos quedan fuera de nuestra voluntad, no podemos modularlas a nuestro antojo.


La Nutrición no se educa, pero la Alimentación. Como ya hemos comentado, la alimentación se ve influida tanto por factores individuales como del entorno, factores sobre los que sí tenemos control (en varios de ellos). Entre estos factores podemos encontrar: costumbres, manías, gustos/aversiones, hábitos, habilidades culinarias, entorno doméstico, disponibilidad de alimentos y economía; entre muchos otros. Todo esto esto sí puede ser trabajado y mejorado. Sobre estos factores se pueden establecer pautas, consejos, estrategias y, a fin de cuentas, pueden ser educables (siempre por profesionales especializados en la materia, claro).


Por todo ello, el término "Educación Nutricional" no es correcto, sería más acertado hablar de "Educación Alimentaria".



CONCLUSIONES

Los conceptos Alimentación, Nutrición y Dietética están muy relacionados entre sí, pero cada uno tiene sus propios matices. Por tanto, no podemos decir que son lo mismo, aunque los usemos indistintamente.



Recuerda, una buena 🏡casa🏡 comienza por la preparación de unos buenos cimientos y... ¡ENHORABUENA! Tú ya has empezado a construir el primer peldaño.



Y ahora te propongo algo... ¿me permites acompañarte en el proyecto de tu verdadero hogar? ¿me dejas enseñarte a que seas el arquitecto de tu propia salud?


Yo tengo los bocetos y los materiales, solo necesito que seas mi compañero de trabajo. ¿Empezamos?