Fisioterapia y mi historia.

¡Buenas queridos Ayrimers! Hoy os quiero regalar un pedazo de mi historia a través de una entrevista que nos han realizado los amigos de ProntoPro en su blog para que conozcáis un poco más sobre mi visión de la fisioterapia.


La verdad es que amo mi profesión. Ver como cada día puedo trabajar con mis pacientes para cambiar su estado de salud y muchos hábitos de su día a día, es un algo muy reconfortante. Aprovecho un poco este momento de reflexión para mojaros un poco los labios con lo que vais a encontrar en esta entrevista. Comenzaré un poco por contar mi camino y mi historia...


Cuando comencé en mis andaduras por la fisioterapia, al principio era muy manual (yo creo que como todos los que empezamos). Salimos de la universidad sabiendo muchísimas técnicas pero con un gran desconocimiento sobre cómo enfocar los diagnósticos. Yo comencé a ver pacientes de forma voluntaria desde tercero de carrera. Eso me abrió mucho la mente y me ayudó a darme cuenta de que tenía que existir una fisioterapia ahí fuera diferente a la que yo conocía.


En el verano de 2016, accedí a entrar por primera vez en el cuerpo técnico de un equipo de fútbol (A.D Cerro del Águila). Aunque económicamente no me supuso nada, para mí era muy reconfortante poder dedicar parte de mi tiempo a la fisioterapia deportiva. Los que me conocéis sabéis que mi profesión es mi ocio y mi trabajo, por eso comencé haciendo estas cosas. Se que algún compañero podrá parecerle inadecuado, pero estaba comenzando y era una oportunidad para poder dedicar tiempo a lo que me apasiona.


Tratando a deportistas comencé a coger soltura pero seguía siendo difícil en ocasiones dar con la causa que generaba el malestar de mis compañeros de equipo y a mis pacientes a domicilio, por eso me obsesioné tanto en perfeccionar mi capacidad de razonamiento clínico (capacidad de diagnosticar). Fue una buena época aquella. Pude aprender mucho sobre cómo era el mundo fuera de la famosa "vida de universidad" y empezar a entender un poco más lo que mi profesión era en realidad. Pero qué difícil se me hacía mejorar mi capacidad de diagnosticar (muchas horas estudiando...). Aparte, el fútbol me dio muchos amigos que me han ayudado mucho en mi trayecto como fisioterapeuta y a lograr mucho de lo que hoy en día me enorgullezco de tener.


Seguí con mis andaduras en la fisioterapia y al año siguiente (cuarto de carrera) ya contaba con una lista más o menos decente de pacientes con los que trabajaba a domicilio, era un poco mejor en mis diagnósticos (aunque ni punto de comparación con mi yo de ahora) y cogí mi segundo equipo de fútbol (A.D. San José de la Rinconada). Esta vez sí ganaba un poco más. Aquí conocí a mi compañero Alberto (preparador físico), con el he recorrido media Andalucía de campo en campo de fútbol durante dos largos años. ¡Qué tiempos aquellos! Esa temporada lloré como un niño pequeño cuando conseguimos salvar al equipo de bajar de categoría. Jamás olvidaré ese último partido, todavía se me ponen los pelos de punta recordando los últimos goles del encuentro.


Alberto y yo en el cuerpo técnico del A.D. San José.


Pero lo realmente bueno comenzó cuando salí de la universidad. En Junio, me vi sin poder entregar mi Trabajo de Fin de Grado (TFG) debido a un fallo en la impresión, así que seguí con mis prácticas extracurriculares y mis equipos. Volví a coger otro equipo de fútbol. en agosto (Castilleja C.F.) junto con Alberto. Además en este equipo conocí a una de las personas que empezó a cambiar mi forma de ver mi profesión y el potencial que tenía el movimiento, él se llama Carlos (Readaptador físico). Ha sido increíble lo que he aprendido con este hombre. Él me ha enseñado miles y millones de ejercicios, me ha enseñado a cómo usar muchísimas herramientas de formas muy útiles. Les debo, tanto a Alberto como a Carlos, una parte de esta historia en esta entrada pues a día de hoy son buenos amigos míos y me han aportado mucho para ser un mejor fisioterapeuta. Pero todo no termina aquí, quedaban más sorpresas profesionales en mi vida...



Carlos y yo en el Castilleja C.F.


En septiembre de 2017 terminé. Ya podía decir que era fisioterapeuta y no "estudiante de fisioterapia". Puede parecer una tontería pero te tratan de una forma más seria. Tras largas búsquedas de trabajo sin éxito, decidí comenzar la aventura que siempre soñé, la construcción de un centro propio. Al centro lo denominé Ayrim y ahora sabréis el porqué.



Clínica Ayrim

Para mí construir un centro era una de las mayores ilusiones de mi vida. Ese sueño que todo el mundo quiere desde pequeño, pues ese era el mío. Así que mimé cada detalle para que fuese algo diferente y distinto, de ahí su nombre (Ayrim significa distinción). Y como no podía ser menos, tuve que perfilar mi concepto de fisioterapia. Decidí apostar mucho más por una fisioterapia basada en herramientas como la educación y el movimiento (de eso habla un poco la entrevista de Prontopro). Realmente eso fue lo mejor que hice,enfocarme en esos conceptos. Eso y las innumerables locuras que he realizado me han llevado a conocer a increíbles compañeros.


Otro de los que se merecen un pedazo de esta historia es mi compañero Álvaro de Novak Formación. Con él aprendí gran parte del concepto de fisioterapia que andaba buscando, una fisioterapia biopsicosocial donde vemos al paciente como un todo y lo abordamos desde el movimiento. Esta visión se basa en educar al paciente sobre su patología, sobre todo en temas de dolor a través de la neurociencia, y también usar el movimiento para mejorar a nuestros pacientes logrando cambios a largo plazo. Con él mejoré mi capacidad diagnóstica, mi soltura con mis pacientes y mi visión a la hora de prescribir ejercicios a mis pacientes.



Alvaro de Novak Formación

¡Creedme cuando os digo que es es algo fascinante! No puedo contar con los dedos de las manos la cantidad de pacientes que he podido ayudar y mejorar su calidad de vida. Y bueno esa es una parte de mi historia... Si queréis saber un poco más sobre mi forma de ver la fisioterapia os recomiendo que leáis la entrada de Prontopro en su blog, os la dejo por aquí. ¡Nos vemos pronto!


https://www.prontopro.es/blog/fisioterapia-como-herramienta-de-educacion-para-la-salud/



108 vistas

© 2018 Clínica Ayrim. Todos los derechos reservados. Política de Cookies|Aviso legal|Política de Privacidad